19 julio 2015

Casa Chaucha nos aconseja: cómo lograr la casa que soñamos

Estamos en la época del año en la que más placentero resulta acurrucarnos en nuestros hogares solos o en compañía. ¿Qué les parece si aprovechamos la hibernada para darle una nueva mirada a ese pequeño mundo? Sin gastar fortunas y apelando a nuestra propia creatividad podemos empezar a renovarlo y renovarnos, a ir sin miedo por la casa de nuestros sueños. Y para eso, en este post les traigo cinco consejos de alguien que generó uno de los proyectos más inspiradores en materia de decoración que yo recuerde. Hablo de María Tórtora, autora del genial blog (ya revista online) Casa Chaucha, alguien con quien tuve el placer de charlar...










... hace unos días. María entiende la decoración como un espacio de libertad, disfrute y autoconocimiento, un modo de sumar bienestar al hogar y la propia vida. Luego de hablar con ella uno siente ganas de salir corriendo a mover muebles, renovar cuadros y blandir pinceles; y entiende por qué Casa Chaucha es así de adictivo (hace años que no puedo dejar de seguirlo).  Debajo sinteticé, como pude, nuestra charla en cinco consejos -aunque justamente ella es la enemiga de dar consejos- que pueden guiarlos en el camino de hacer de sus casas su lugar en el mundo.






No empezar por las vidrieras, sino por mi.  “Solemos hacer eso, salir, dar con objetos y elegirlos por el precio, moda o porque sí. Propongo empezar al revés, que es mucho más estimulante, nos ahorra dinero y frustraciones: pensar qué quiero de mi casa, pensarme en ella, en cada espacio. ¿Qué hago en mi living? ¿Cómo lo uso? ¿Qué disfruto de él? Anotar bien todas esas respuestas.”

Miren esa mesa de luz, ¡no hay fórmulas!


Liberarse de los “sí y los no”. “No existe el ‘yo no sé decorar’, todos podemos hacerlo. No se trata de lograr una aprobación externa; no tiene que ver con gastos, dinero, ni tendencias. Se trata de hacer de la casa la mejor versión de uno, de usarla para estimular nuestra capacidad creativa disfrutando el proceso. Es una búsqueda personal que no tiene aprobados  o desaprobados . Y lo bueno de experimentar en casa es que podemos ser más libres porque no estamos bajo la mirada de otros.”

Una de 155 casas visitadas por María y mostradas en Casa Chaucha. Ésta es de Córdoba.



Liberar ayuda más que comprar. “Para la mayoría de las personas es difícil dejar ir un objeto, pero descubrí que el mayor cambio en una casa opera cuando sacamos algo y no cuando lo ponemos. Cuando sacamos despejamos, abrimos un espacio que nos permite pensar algo nuevo, ejercitar esa curaduría con la que haremos de nuestra casa un sitio que disfrutemos. Y a la vez, el objeto que damos puede seguir su camino.”


Una bandeja y un libro usados como cuadros. El libro se renueva con el cambio de páginas.



No frenar la creatividad, ¡todos la tenemos! “Si necesito una mesa ratona, por ejemplo, y lo primero que pienso es en la mesita con las revistas arriba, animarme a descartar esa primera idea, la más segura y conocida, y explorar las siguientes.  Es hasta un proceso cerebral: si no freno mi propia creatividad me a va a sorprender”.

El canasto de souvenirs que María tiene al lado de su puerta: el que se va se lleva el que le guste. 


Mover la casa nos estimula. “Nuestra casa debe ajustarse a nuestra vida, a lo que hacemos, y está bueno pensar que puede moverse constantemente acompañando nuestras actividades. Por ejemplo, puedo decidir que tendré un ‘rincón para leer’ permanente, o puedo armarlo ese fin de semana en el que decidí que devoraré un libro: muevo el sillón a cierto lado, traigo una manta que tiene otro uso, etc. Remover la casa nos permite renovar nuestra experiencia en ella.”


Más inspiración: 
Devórenlo: www.casachaucha.com.ar.
Lectura recomendada por María: Cómodo en casa, de Terence Conran (Blume, 1999).

¡Feliz día y feliz semana a todos!